La idiosincrasia: ser uno mismo… en lo bueno y en lo malo

“Cuando [el torero José Tomás] reapareció en Valencia, y al iniciar la faena de muleta al segundo de su lote, le pegó un volteretón espeluznante. Parecía que quedaba parapléjico. Yo tengo la suerte de que Joaquín Ramos, que trabaja con él, estuvo conmigo toda la vida, y me contó que cuando fueron al hospital de noche, a hacerle una radiografía porque estaba hecho polvo, le preguntó: ‘Si veías al toro venir, ¿por qué no hiciste un gesto, un guiño?’, y que él le contestó: ‘Si lo hago, no soy José Tomás’“.

[José Miguel Arroyo Delgado, ‘Joselito’, torero, en entrevista con ‘Abc’]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s